‘Caramelo’, como así la llaman, es una ardilla que cayó en una trampa y perdió las dos patas delanteras. Seguramente nunca hubiese podido volver a caminar si no hubiese caído, esta vez, en sus manos: las de dos médicos turcos que crearon una prótesis especial para el pequeño animal. Gracias a dos ruedas unidas a su cuerpo, el roedor puede ahora corretear de nuevo. No conformes con ello, los facultativos quieren pasar a una segunda fase, la de crearle unas nuevas extremidades.

Para más información, acceder a ABC.es