Un vecino de Lerida acude a la comandancia a ofrecer su casa para los guardias civiles y se emociona al ver la situación de acoso en la que están.

Los Guardias le agredecen su gran gesto con un fuerte abrazo.