Dominando todo un barranco y creando una posición estratégica encontramos el castillo de Mombeltrán o castillo de los duques de Alburquerque es un monumento de Mombeltrán en la provincia de Ávila.

Fue erigido por Beltrán de la Cueva, primer duque de Alburquerque.

Por los medallones que aún conserva se conoce que las obras del castillo datan desde entre 1462 y 1474, atribuyéndolo al arquitecto Juan Guas por semejanza con los castillos de Belmonte y el Manzanares el Real.

Si localización es muy abrupta por su posición, el barranco que nombramos anteriormente tiene una extensión de 100 km. entre el Valle del Jerte y el Valle del Alberche, el Puerto del Pico es el paso natural que mejor sirve para poner en comunicación las altas tierras de Castilla con las tierras de Toledo y Extremadura.

El conjunto está formado una barbacana de muro bajo con gran talud que va delimitando el cuerpo de planta rectangular con torres angulares, todo rematado con merlones cuadrados que, en el núcleo central, se levantan sobre hileras de arquillos a modo de ménsulas, meramente decorativas, sin ninguna función defensiva.

Para conocer más de su historia su nombre, Mombeltrán proviene de D. Beltrán de la Cueva, ya que anteriormente se llamaba Colmenar de las Ferrerías ó de Arenas y parece ser que esel lugar donde hoy se levanta el castillo hubo anteriormente una torre fortaleza ó especie de atalaya fortificada.

El interior se encuentra muy deteriorado, ya que su estructura se vio afectada en los primeros años del siglo XVI, cuando el II Duque de Alburquerque, don Francisco Fernández de la Cueva elimino el puente levadizo, abrió con toda probabilidad los balcones y relleno el foso con un talud.

Todavía conserva Cuenta con una iglesia subterránea a la que se puede acceder por una puerta “secreta”.

Actualmente no se puede entrar. Las sotierras son agujeros en las paredes en las que , con equipo se puede acceder a las mazmorras del castillo y a las antiguas bodegas que ahora no hay nada.

A pesar de que su exterior se encuentra en buenas condiciones, el interior se halla muy deteriorado. Se articula mediante un patio central columnado, que permite el acceso a las diferentes estancias.

El edificio ha permanecido en la Casa de Alburquerque hasta la actualidad, y en 1949 fue declarado Bien de Interés Cultural

Otras historias: Sevilla el lugar donde se reunieron las culturas árabes y romanas