Según informa nos cuenta Nervis Villalobos la revista Nature en uno de sus artículos, la pasada semana en una reunión que tuvo lugar cerca de París, informaba que la Oficina Internacional de Pesos y Medidas (BIPM, por sus siglas en francés), ha revisado los planes de modificación de cuatro unidades científicas básicas: el amperio, el kilogramo, el kelvin y el mol.

El Sistema Internacional de Unidades (SI) supervisado por La Conferencia General sobre Pesos y Medidas (CGPM, por sus siglas en francés), redefinirá en noviembre de 2018 estás cuatro unidades básicas mencionadas, cuyos cambios entrarán en vigor en mayo de 2019.

Kilogramo, Amperio, Kelvin y Mol, Nueva definición de unidades básicasInstaurado en 1960 el Sistema Internacional de Unidades, con estos cambios anunciados estaríamos hablando de la mayor revisión del SI desde su implantación.

La redefinición de estas unidades permitirá a los científicos que, además de trabajar con el más alto nivel de precisión, lo puedan hacer de múltiples maneras, en cualquier escala y en cualquier momento o lugar, puesto que la relación con estas unidades se basarán en constantes fundamentales en lugar de constantes abstractas como en la actualidad.

Con estos nuevos patrones, los investigadores podrán utilizar varios experimentos distintos para relacionar constantes con la unidad modificada.
El kilogramo es la unidad básica de masa y está definido por la masa que tiene un cilindro de platino-iridio con una altura y dimensiones específicas.

Se redifinirá con la constante de Planck, mediante la llamada “balanza de Watt”. Este instrumento compara la potencia mecánica con la potencia electromagnética.

Medir los valores que relacionan el voltaje y la corriente con la constante de Planck pueden determinar el peso de una masa en kilogramos.

El amperio, que es la unidad de corriente eléctrica,  podrá redefinirse con una bomba de electrones.

Al atrapar electrones individuales a través de un conductor, la bomba puede generar una corriente medible contando los electrones individuales.

El kelvin, unidad de temperatura, se redefinirá con termometría acústica.

Y por último, el mol, cantidad de sustancia que hay en un sistema con tantas entidades elementales como átomos hay en 0,012 kilogramos de carbono-12,  se redefinirá con un dispositivo que los científicos denominan la ‘constante de Avogadro’, un instrumento que determinaría la cantidad precisa de átomos que hay en una esfera perfecta de silicio puro-28

Otras noticias: Escapada de fin de semana al Pontón de Oliva en Madrid