Según informa ABC, Dylan Askin nació en la ciudad inglesa de Derby. En diciembre de 2015, cuando solo tenía dos años, sus padres lo llevaron al hospital al ver que tenía problemas para respirar.

Tras hacerle varias pruebas, los médicos descubrieron que padecía una extraña enfermedad: histiocitosis pulmonar de células Langerhans. Sus pulmones estaban cubiertos de quistes y su estado de salud no hacía más que empeorar.

Cayó en coma y sus padres se vieron obligados a bautizarlo en la cama del hospital el Viernes Santo de 2016. Al día siguiente lo iban a desconectar del soporte que lo mantenía con vida.

Sin embargo, cuando los médicos del Hospital Queens, situado en Nottingham, empezaron a retirarle la mediación y a sedarlo; se produjo lo inesperado: el pequeño empezó a moverse y despertó.

Fuente: ABC.es

Dos años más tarde, Dylan ha vencido la enfermedad y sus padres, Kerry y Mike, han apoyado una campaña que la ONG Clic Sargent ha hecho esta Semana Santa para ayudar a las personas que padecen cáncer.

Kerry Askin, la madre, declaró en una entrevista que concedió a «The Derby Telegraph»: «Creí firmemente que Dylan era nuestro milagro de Semana Santa». «No soy una persona muy religiosa, pero en este caso supe que se trataba de un milagro. Cuando le conté lo que había pasado a mi hijo mayor, él afirmó: «Es como Jesús».

Para mas información: ABC.es

Otras noticias:

España, liderada por Rafa Nadal, prepara en Valencia la eliminatoria ante Alemania

Rutas para ir con niños a la montaña en la Comunidad Valenciana

Helado en copas “Banana split”