Suplemento elaborado por GRUPO HORO, responsable de su contenido, para el diario EL MUNDO LA ÉLITE DEL BISTUR. Entrevista al Doctor Enrique Moreno

Profesor, ¿se encuentra bien al considerarle un cirujano que forma parte de la ‘élite del bisturí’?

Me encuentro muy a gusto con cualquier denominación que destaque mi profesión de cirujano, y, asimismo, difunda el extraordinario sentido de la cirugía en todos los que somos responsables de esta importante profesión.

Tenga en cuenta que, sin menoscabar la influencia de todaslas especialidades, la cirugía obliga a una profunda responsabilidad, a una tenaz y permanente vigilia a favor de nuestros enfermos, a quienes dedicamos lo mejor de nuestras vidas, con la intensidad del estudio de la observación y de la asistencia diaria en el preoperatorio, muy especialmente durante la operación y atendiendo con el esmero necesario todoslos minutos, horas y días que componen el seguimiento del curso postoperatorio.

La evolución de un enfermo no finaliza con el acto quirúrgico, continua, especialmente en el tratamiento del cáncer, durante toda la vida del enfermo, por lo que continuamos siendo responsables de las exploraciones y cambios que estas pueden sugerir durante toda esa vida.

La cirugía es siempre para Ud. de ‘altísima responsabilidad’. En alguna entrevista la ha definido como ‘elitista’, ¿por qué?

La palabra élite está en estos años mal apreciada y hasta discutida porque significa “maniobra selectiva o rectora”, y parece que el sentido de “igualdad mal entendida” se lleva mal con las minorías. Sin embargo, es bueno recordar que en todas las profesiones debe reconocerse el importante valor de una minoría que, por su formación, capacidad de entrega y responsabilidad, pueda suponer un ejemplo que apoye a otros profesionales para que sigan este camino siempre en beneficio de la sociedad. En el caso particular de la cirugía, el cirujano debe tener un profundo grado de conocimiento de la anatomía: sin conocerla composición del cuerpo humano es imposible adentrarse físicamente en sus secretos. De la misma forma, debe estudiar y conocerla anatomía patológica, el carácter de la expresión de la enfermedad, especialmente del cáncer, y los cambios morfológicos y microscópicos que las enfermedades producen. De lamisma forma, tiene que adquirir un extenso conocimiento de la fisiología, es decir, del funcionamiento de los aparatos y sistemas, en especial de aquellos más relacionados con las enfermedades seleccionadas, por su formación y conocimiento.

Y en la actualidad, ¿en qué ha cambiado la cirugía?

Actualmente la cirugía ha mejorado y mucho el conocimiento de las enfermedades orgánicas, con lo que los profesionales poseen una base más amplia para su conocimiento. La técnica quirúrgica está mejor diseñada, es más sutil, se apoya como nunca en procedimientos diagnósticos como la Resonancia Magnética, tan útil para el diagnóstico de la enfermedad por su morfología, pero también por la perfecta visualización de los troncos vasculares relacionados con la propia enfermedad. Asimismo, utiliza con mayor seguridad la actividad biológica de la enfermedad tumoral en PET (Gammagrafía de Positrones), asociado o no a la Resonancia Magnética. En esencia, uno de los grandes impulsores de los avances de la cirugía en la actualidad han sido, sin duda, los trasplantes de órganos, no solo por el número de vidas que han salvado sino porque han supuesto un paso gigante en el conocimiento de la resistencia del enfermo, en la extensión de las disecciones anatómicas y los cambios de la fisiología del individuo, que han permitido un mejor ‘acoplamiento’ del cirujano al enfermo. En detrimento de esta evolución, está el hecho de que los cirujanos dedican mucho menos tiempo al laboratorio experimental, a la investigación en general y, también, por qué no decirlo, al estudio, evolucionando peligrosamente hacia etapas pretéritas en las que los cirujanos eran más artesanos que científicos. Esta última afirmación, si bien es real, no es culpa de los cirujanossino de un sistema en el que se permite la acción de grupos económicos en detrimento de la Universidad, la carrera profesional, la carrera universitaria y la producción científica, que deberían atesorarse y mimarse como buen ejemplo social para generaciones venideras.

¿Sobre qué enfermedades u órganos enfermos cree que han recaído en especial los avances de la cirugía?

Creo que especialmente en el tratamiento del Esófago de Barrett y en su evolución hacia el adenocarcinoma. Asimismo, en las escasas complicaciones en el tratamiento del cáncer de estómago. En la actualidad, el tratamiento de los grandes tumores hepáticos y del hepatocarcinoma sobre hígado cirrótico, mediante extensas resecciones o trasplante hepático, ha obtenido un gran avance en losresultados. El cáncer de páncreas mantiene sus resultados, aunque ha mejorado la evolución de su tratamiento quirúrgico en una menor incidencia de complicaciones postoperatorias y mortalidad. De cualquier forma, en el cáncer de páncreas son básicos el diagnóstico precoz antes de que aparezcan las complicaciones y la indicación de la técnica quirúrgica de forma inmediata. El carcinoma de la vía biliar posee tras su extirpación mucho mejor pronóstico, sin duda, que el cáncer de páncreas. Son aquí también esenciales el diagnóstico rápido y la decisión quirúrgica inmediata. En tumores malignos de colon y recto, la mejoría de nuestros resultados se basa fundamentalmente en el tratamiento del cáncer de recto por vía transanal (a través del recto), utilizando distintos procedimientos de preservación del mecanismo esfinteriano (preservación del mecanismo de defecación).

Prof. Enrique Moreno González

Catedrático Emérito de Cirugía Catedrático Emérito de Cirugía, Universidad Complutense de Madrid. Director Emérito del Instituto de Cirugía Oncológicaad Hepato-BilioPancreática y Trasplante de Órganos, Hospital Doce de Octubre. Académico de Número de la Real Academia Nacional de Medicina de España (Presidente de la Sección de Cirugía). Premio Príncipe de Asturias de Investigación y Tecnología. Miembro Honorario del Colegio Norteamericano de Cirujanos, de la Sociadad Norteamericana de Cirugía y de 26 sociedades mundiales más. Doctor Honoria Causae de la Brown UNIV. USA, de la Universidad de Coimbra, de la Universidad de Roma, de la Universidad de Málaga, de la Universidad de Extremadura y de otras siete universidades más. Académico de Honor de las Reales Academias de Zaragoza, Canabria y Lanzarote, entre otras.

Otros artículos del Dr. Moreno