1. Castañas

Sí, hemos querido colocar este producto en el número 1. Porque está en la mente de todos cuando llega el invierno. Especialmente al pasear el día de fiesta de todos los Santos y ver un kiosko.
Allí que nos lanzamos para ver cómo las cuentas al meterlas en el cucurucho. Las manos negras después de tomarlas y con sensación de satisfacción. Son realmente fáciles de preparar en casa, bien en la sartén, horno o microondas. Solo recuerda hacerles un corte bien profundo para que entre el calor y la doble cáscara se pueda pelar bien. Si además eres un cocinillas, lánzate a elaborar un postre con castañas. Triunfas seguro.
 

2. Huesitos de Santo.

Esto si que es puro Día de todos los Santos. ¡Envidia de los americanos! Se trata de una masa de mazapán (almendra molida, agua y azúcar) rellena, fundamentalmente de yema. Antiguamente el relleno era limitado pero ahora los hay de todo tipo de sabores, como han hecho los turrones. En Andalucía por ejemplo les encanta los de boniato, membrillo o batata.

3. Buñuelos de viento

Disponibles en toda España pero un clásico de Andalucía. En esta región la variedad de texturas, masas y rellenos es importante. La masa es una mezcla de harina, huevo, agua y mantequilla que se cuece al fuego. Después se hacen porciones que se fríen en aceite. Doblan su tamaño y por eso reciben el nombre de buñuelos de viento. Posteriormente se introduce el relleno y se espolvorea con azúcar. 

4. Pañallets

Estos dulces son típicos de Cataluña, Valencia, Aragón y Baleares. Datan nada menos que del siglo XVIII. La masa se elabora con almendra cruda molida, patata cocida, azúcar, huevo y ralladura de limón. Una vez amasada se le da un barniz de clara de huevo, para que luego se peguen los piñones. Actualmente se le añaden otros ingredientes como coco, pasas o almendras. Y al horno.

5. Pestiños

Un “best-seller” de Andalucía, que también se toman en Navidad. Los ingredientes son harina, aceite de oliva y azúcar. Como en todos los dulces, hay variedad en lo que se le añade a la masa, habitualmente limón, miel o vino. 

6. Chulas de calabaza

Muy típicos de Galicia, Calacú es su nombre en gallego. El ingrediente principal es la calabaza cocida, harina, leche, huevos y azúcar. Una vez finalizada la masa, se fríen en aceite. Están listas cuando adquieran un color dorado. Por último se rebozan en azúcar. ¡Un manjar!