Receta para combatir el mal tiempo: Sopa Castellana

Ingredientes:

  • 100 gr. de punta de jamón
  • 4 huevos
  • 1 tomate
  • 1/2 cebolla
  • 1 cubito de caldo
  • 1 ó 2 cucharadas de aceite
  • Pan del día anterior
  • Pimentón
  • Ajos
  • Sal

Preparación:

En una cazuela de barro, se rehogan en el aceite (dos cucharadas) la cebolla y el ajo finalmente picados, después se le añade el tomate partido, una cucharadita pequeña de pimentón y la punta de jamón en trocitos.

Se le añade agua caliente y un cubito de caldo concentrado.

Cuando empiece a hervir se agrega pan del día anterior cortado en rebanaditas, se reduce el fuego para que se haga muy lenta y se escalfan los huevos.

Se sirve en la misma cazuela de barro.

Historia de la sopa de ajo. Wikipedia

La sopa de ajo es un tipo de sopa típicamente castellana y leonesa que contiene fundamentalmente agua o caldo, pan (que suele ser pan duro que ha sobrado de días anteriores), pimentón, laurel, ajo, aceite de oliva y huevo escalfado.

Se trata de una sopa de origen humilde; está, como todo plato popular, sometido a múltiples variantes, según la economía de la familia y los gustos del cocinero, por lo que es común que se le añadan otros ingredientes.

En algunas comarcas de Zamora es un plato asociado a la cocina de la Semana Santa.

Costumbre: Ha sido un almuerzo muy frecuente en la antigüedad en muchos sitios de España.

Se desayunaba con un café bebido al alba y un par de horas después, para mantener las fuerzas, se tomaban las sopas de ajo, generalmente con uno o dos huevos dentro, que se cocinaban con el calor de la sopa.

En ciertos lugares de España es uno de los platos típicos de la cuaresma, y constituye uno de los olores que rondan por los aires de las diferentes procesiones de Semana Santa.

Se trata de un plato adecuado a las costumbres religiosas, al no incluir carne, y su textura y composición recuerda mucho a la estética y sobriedad de estas fechas.

Se toma muy a menudo, casi durante cualquier hora del día, durante la Semana Santa. En Zamora suele tomarse como desayuno tras las procesiones nocturnas.

Otras noticias: Un buen Caldo de pollo y ternera